La voz de los ausentes

Marisol Ayala

Pilar Vera Palmés es presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 de Spanair, tragedia aérea ocurrida el 20 de agosto de 2008, una de las mayores sucedidas en España. Ese día el avión de la McDonnell Douglas MD-82 se estrelló poco después de iniciar el vuelo Madrid-Gran Canaria. Asumir la defensa de los afectados ha sido una papa caliente que nadie quiere ni sabría gestionar. Aunque en público Pilar no lo diga es consciente de que el día que el agotamiento aconseje colgar las botas la asociación estará en peligro. Y es que domina con destreza los términos de la Aviación Civil, no habiendo tenido jamás vinculación alguna con el sector habla por sí solo lo que ha tenido que estudiar para entrar en esas tripas y entender los tecnicismos de un mundo difícilmente comprensible, sin piedad con sus víctimas. Ser abogada no bastaba. El trabajo tenaz y brillante de Pilar ha sido distinguido por el Gobierno de Canarias con la Medalla de Oro, premio que da valor al asociacionismo pero dado que es la voz que pelea, denuncia y amenaza a las compañías aéreas esa distinción le pertenece. No le gusta decirlo pero así es. La asociación que lidera carece de medios. Por no tener no tiene ni secretaria. En ocasiones es ella la que afronta gastos. Lo cierto es que a los pocos meses de aquel agosto de 2008 se convirtió en la cabeza visible de una reivindicación justísima para los 154 fallecidos y 18 heridos y sus familiares. Una no sabe de dónde saca Pilar la fuerza para poner voz a tanto dolor y gritarlo en foros internacionales. O sí. De su sobrina Ana, 30 años, fallecida en el accidente. Su recuerdo es el motor que mueve su batalla. Durante años ha sufrido amenazas de muerte, abandono gubernamental y judicial; y se ha topado con abogados carroñeros y familiares que la dejaron sola.

Paradójicamente viajar siempre ha sido su pasión, pero no nos engañemos; para pasión la playa de Las Canteras y su isla, Gran Canaria. Vive en Madrid y aunque recuerde sus baños adolescentes en Famara (Lanzarote), es en la playa grancanaria donde recarga pilas. En septiembre de 2015 quiso la casualidad que estuviera en su isla preferida, Lanzarote. Sin conocerla le pedí una entrevista. Ha sido su entrevista más sincera en la que contó lo que no había relatado jamás. Escucharla sin prisas, emocionada y orgullosa, me descubrió a una mujer comprometida, cabal.

Merecido Premio, Clavijo.

Esta entrada fue publicada en Volando bajito. Guarda el enlace permanente.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s