17 años y 2 papis

Marisol Ayala

Conozco a uno de sus padres. La joven, casi 17 años, tiene el lujo de ser protegida por dos papis desde los 4 meses, cuando la  sacaron de China. Mi amigo conoció el terror de los orfanatos y no lo dudó: “Hay que hacer algo”, comentó. Su intención era salvar del infierno a un bebé pero había un imposible. Ser pareja gay, barrera infranqueable por mucho que se empeñaran. China ha hecho un gran negocio con los menores abandonados por  padres de aquel país ante la evidencia de no tener otra cosa que ofrecer que la miseria misma. En esa dinámica estaba hace 16 años, meses después de contarme su intención, cuando coincidimos en una pizzería. Ese día presencié una escena que me llamó la atención. Dos hombres en una mesa y a su lado un cochito de bebé. Uno de ellos me daba la espalda, es decir, no nos veíamos. Me entretuve en la escena. No tenía dudas, era un bebé adoptado. Todo mimos y atenciones para la criatura.

De pronto cuando abandonaban el local reconocí a mí amigo y me acerqué a saludarlo. Él, que es todo espontaneidad, con dos palabras y una sonrisa lo dejó claro. “¿La viste?” sí, le dije. Poco tiempo después les dediqué una columna porque la escena merecía ser contada, pero con la intención de saber más de esa adopción que sospechaba complicada.

Con el tiempo nos tropezamos varias veces pero ni su trabajo ni el mío nos permitía mantener la charla sosegada que buscaba. Dos besos y un cariño. “¿La niña bien?”. Así acababan nuestros fugaces encuentros.

El texto de hoy tiene una explicación. Hace días recibí una foto. Una joven alta y guapa de rasgos orientales posa con dos hombres amorosos. Mi amigo y su marido, sus padres. Está hecha en la misma pizzería en la que hace 16 años vi por primera vez a la entonces bebé de cuatro meses. Lo  llamé enseguida  y hablamos. “¿Cómo adoptaste, flaco?”, la gran pregunta. Y contó. Su hermana al conocer las dificultades de mi amigo para adoptar dio un paso al frente e hizo realidad un sueño. La adopción está a su nombre, él figura como tutor. Ella es la mamá a la sombra. Es decir, la niña tiene dos padres y una mami. Una mujercita con suerte. Es buena estudiante, presume de sus padres con los amigos y quiere estudiar algo que le permita ayudar a la gente.

Esa actitud me suena. Es tan linda como su familia.

Esta entrada fue publicada en Volando bajito. Guarda el enlace permanente.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s