Dormir con Gemma

Se la debía. Le debía unas palabras de admiración y gratitud. Como miles de radioyentes estoy en deuda con esa mujer menuda, cálida, tierna, de voz conciliadora y risueña. Gemma Nierga. Una de las voces más queridas de la radio, despedida de la Ser después de 30 años frente al micrófono. Decisiones empresariales incomprensibles pero siempre digo que cuando no te quieren lo mejor es marcharse. Duro, pero compensa.

Gemma acompañó nuestras madrugadas, luego nuestras tardes y finalmente nuestras mañanas. Su “Hablar por Hablar”, programa del que fue primera responsable desde 1989 a 1997 supuso una ventana por la que comenzó a sacar la cabeza una sociedad que protegida por la noche, por la oscuridad, contaba que tenía muchos más problemas de los que sospechábamos. Hombres y mujeres que se atrevían a llamar y contar su realidad. “Hablar” fue desde entonces un periódico sonoro. Es cierto que la madrugada invita a la confidencia pero es igualmente cierto que la voz de Gemma, su complicidad, su habilidad, su calidez, le permitía sentarse en la orilla del problema sin hablar apenas. Escuchar sin interrumpir.

Hay relatos de mil noches en vela que aun revolotean en nuestras mentes porque la radio de Gemma fue como ese servicio de emergencia al que llamas para que acuda cuando se inunda la casa. Ahí todos escuchamos historias duras, tiernas, de desesperanza y de tragedia. La voz de Nierga siempre fue un bálsamo; siendo grave lo que escuchaba no se alteraba, no, actuaba entreteniendo al suicida, orientando un parto que llegó sin avisar o consolando la soledad. Pero también le metieron algún gol, ¿a quién no?, por ejemplo, la mujer de Las Palmas de GC que una noche entró en su programa y contó a bocajarro que pasaba las noches sola porque su marido “que es un conocido abogado, se va de putas”. A la señora prostituta ni nombrarla pero de su marido dio nombre y apellidos. En esa época yo cubría tribunales y supe quien era el letrado e incluso comentamos el caso. Un pillo. “Esa mujer está loca. Ya le corté el teléfono”. Como tiene que ser. Expeditivo.

En fin, recuerdos que mariposean en torno a una Gemma Nierga que por cierto superó una delicada lesión en las cuerdas vocales y volvió a la radio, ya curada. Los oyentes fieles le esperaron pacientemente. No tengo duda de que la escucharemos en otra emisora y allí estarán sus fieles oyentes, esperándola.  Como siempre.

Hay voces que no se olvidan. La de ella.

Esta entrada fue publicada en Volando bajito. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Dormir con Gemma

  1. Gemna es una mujer muy querida de hecho la columna que le he dedico ha sido muy comentada por sus oyente, esos que se han quedado perplejos con su despido. Mucho cariño para Nierga.

    Me gusta

  2. Encarna Morin dijo:

    Muy bueno tu artículo, Marisol. Una vez más te caracteriza escribir desde tu maravillosa pluma y desde el corazón.

    Me gusta

  3. Lola Arencibia dijo:

    Me ha encantado tu artículo y saber que nos suele gustar
    La misma gente: gente buena y con criterio.
    Lo acabo de leer en Facebook y allí he hecho mi comentario.

    Me gusta

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s