Pinito la trapecista de Oro

Pinito, la reina del trapecio.

Siempre fue una aventura entrevistarla. Nunca sabías qué saldría de ese encuentro, de su voz grave, de su distancia y de ese halo de tristeza y soledad que llevaba del brazo. Pero con Pinito del Oro (María Cristina Segura. Las Palmas de Gran Canaria 1931) los periodistas siempre salíamos ganando; daba titulares, razonaba su estado de ánimo, su enfado o su decepción. Hablo en pasado porque estando Pinito del Oro hoy en buen estado de salud a sus 86 años no recibe prensa; escuetos comentarios telefónicos y poco más “la gente ya lo sabe todo de mí”, es su excusa incluso estos días cuando recibirá la Medalla de Oro de Canarias que le ha concedido el gobierno de Canarias y en casa el teléfono no para de sonar.

Un personaje. Tengo grabadas dos entrevistas que le hice en su casa, una en 1994 y otra en 2007. En la primera la trapecista había finalizado sus memorias y buscaba el editor que nunca vino. Eso fue doloroso para ella. “¿Qué dónde están las memorias?, por ahí deben estar”, contestó con desdén en una charla telefónica. En aquel encuentro pude leer parte de esas memorias. Pinito hacia balance de su vida y reconocía “no haber sabido reír”, asumía como un fracaso su ruptura matrimonial o no haber sabido enfrentarse a la vejez “a la pérdida de vista, a las arrugas, eso es tremendo. No conozco una vejez bonita”.

En la segunda entrevista Pinito del Oro anunció que bajaba el telón de su vida social: “Es hora de pasar al anonimato”, declaró. Una de las frases que tengo grabadas de aquella mañana fue escucharle que “sólo me he sentido feliz en el trapecio. En lo artístico he triunfado, lo logré todo, en lo personal el balance no es tan positivo”.

Pinito del Oro fue la pequeña de 19 hermanos. Al ser menor de edad se casó para poder viajar a América; le enseñó a su entonces marido a situarse debajo del trapecio para amortiguar una caída. Sufrió tres graves caídas, tres veces se rompió las manos, dos veces el cráneo y sufrió contusiones en un hombro. En esa entrevista “que será la última”, anunció, pactamos no hacer fotos pero finalmente accedió. Estaba recuperándose de una operación en los dedos de sus piernas a los que el trapecio descolocó gravemente. Hoy vive rodeada de la gente que la quiere y solo pide ternura.

Sospecho que fuera de ese círculo para Pinito la vida no vale nada.

Esta entrada fue publicada en Volando bajito. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pinito la trapecista de Oro

  1. Marta Ramírez Oliva dijo:

    A Pinito del Oro la conocí en La Aldea y estuvo en mi casa. Fue con un programa, Revista Hablada Palabra con David Hachuel ( Creo que este es su nombre)

    Me gusta

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s