Las cosas de Mari Tere Campos

Las Campos. Vaya trío, bueno, vaya cuarteto si integramos al hombre de la casa, Bigote Arrocet, ahora en la isla de los frikis, enfangado en el barro, hecho una mierda. Qué disgusto para Maritere. Piticlín, piticlín. Hace tiempo que quería escribir lo que veo y lo que pienso de una familia que se empeña es ser respetada, que nos las roce el fango, con aspiraciones de pijas pero sin llegar a la meta, para luego colocarse ellas mismas en el filo de la navaja dispuestas a ser pasadas a cuchillo por esas hienas que dicen ser compañeros y esa cadena, Tele5, que de un hueso hace un caldo, es decir de un estornudo pasan al cáncer de pulmón sin despeinarse. Miedo dan.

Las Campos con Bigote Arrocet

Hablemos de Mari Tere, la gran Jefa. En España la historia de la televisión pasa por ella, por sus tacones y sus brazos cruzados donde apoya las tetas, es decir, con sus cosas buenas y sus cosas malas que de los dos ha habido y mucho en su larga trayectoria. Reina destronada de la mañana aunque durante una década y media se aferrara a la corona con autoridad, ejerciendo el mando y trabajando de sol a sol. Sus audiencias eran escandalosas y curradas. Pues bueno, cuando recuerdo la etapa brillante de La Campos y la veo hoy subida a tacones imposibles, tambaleándose, pelín teniente, con las carencias propias que traen los años, aunque ella se empeñe en seguir quinceañera, me viene a la cabeza lo mucho que fue y, con todo el respeto, su patetismo actual.

María Teresa Campos, la comunicadora que no solo era una máquina de crear puestos de trabajo sino de hacer dinero por la vía publicitaria. Lo que anunciaba en sus programas se compraba sin mirar. Era lo que se conoce como un fenómeno de la comunicación que saltaba de cadena en cadena con la fidelidad de sus televidentes. Mucho mérito en unos años en los que las mujeres estaban relegadas a un periodismo de juguete. Ahí fue de valiente la jodía Maritere que se calzaba diariamente tres horas de tv en directo y eso no es cualquier cosa, al menos yo se lo reconoceré siempre.

Acostumbrada pues a ser primera bailarina hay que tener inteligencia familia y amigos para saber pasar a un segundo plano, discretamente, por ejemplo, detrás de las cámaras.  Mayormente para evitarnos ser testigos de la vergüenza ajena que en muchas ocasiones produce la Gran María Teresa. Cuando leo que T5 está tratando de arrimarla pero que parezca un accidente descubro en La Campos una soberbia que desconocía. No se entiende que con su trayectoria La Campos abriera su vida a las cámaras, su vida, las de sus hijas y la de su novio. ¿Por dinero?, sin duda. Las imágenes que España vio en ese docu-reality, churro y discusiones familiares incluidas son inolvidables por cutres. Sin olvidar el baño con gorro en la piscina familiar, más propia de una estrella de Hollywood. T5 les grabó sin compasión pero aquí todos somos mayores para mandar a parar.

La tv es un escaparate cruel, sin piedad y ella lo sabe o debiera.

Publicado en Así es la vida | 4 comentarios

Ladridos

No tienen hijos. Su familia más cercana han sido dos perritos a los que los vecinos de su barrio y el mío conocimos porque los veíamos pasear a diario. La semana pasada lloraban al segundo, el primero murió hace un año y pico. Están disgustados y me acerqué a verles. Hace tiempo que les conozco. Sé del amor por sus “niños” a los que en días fríos les ponían un jersey y los animales correteaban en la plaza felices, juguetones. No conozco sus vidas pero sin haber intimidad los considero amigos y buenas personas.  Los perritos les han acompañado doce y trece años. Los que hemos tenido animales sabemos el cariño desinteresado que nos regalan esos seres y el vacío que dejan cuando se van.

Para la pareja los perros son, eso, perros a los que hay que atender sin obsesiones. Por ahí iba la conversación cuando recordaron cómo llegaron a sus vidas. Uno, el pequeño, fue regalo de un amigo y el otro, el que ha fallecido hace poco, fruto de una búsqueda tenaz. Ya se sabe que el ladrido nocturno de un perro desquicia a cualquiera y se sabe también que no todos los ladridos lanzan el mismo mensaje.

De noche, cuando se escucharon con más nitidez, mis amigos comenzaron a sospechar que algo raro le ocurría a ese animal. Durante varias madrugadas trataron de localizar a los dueños del ladrador para saber si estaba enfermo, abandonado o siendo maltratado. Por el barrio hay muchas casas viejas de azoteas ocupadas, patios destartalos o habitaciones edificadas sin tino, un laberinto.  No era fácil pues saber de dónde salían los ladridos pero se empeñaron en saberlo; tocaron de puerta en puerta hasta que llegaron al dueño. Con mano izquierda le preguntaron por el animal que ladraba sin parar. “Es mío, lo tengo en el patio trasero”. En ese breve encuentro supieron que el perro vivía en una pocilga. El dueño, viudo, 83 años, le tiraba comida desde un ventanuco porque le tenía miedo. Cuando enviudó nadie se preocupó del animal y el hombre lo encerró en un diminuto patio donde esperaba la muerte.

Cuando vieron el panorama tomaron una decisión. Lo sacarían de allí como fuera así que en posteriores visitas le pidieron que se lo dieran porque “con nosotros estará bien”. Dijo sí y le abrió la puerta. El animalito vivió ocho años con la pareja, los mejores de su vida. La vejez del dueño y la intención de salvarlo evitó una denuncia por maltrato animal.

Publicado en Volando bajito | 2 comentarios

El placer de leer

Hacerlo de pie, fortalece la columna. Boca abajo, estimula la circulación de la sangre. Boca arriba, es más placentero. Hacerlo sólo, es satisfactorio pero egoísta. En grupo puede ser divertido. En el baño es muy sugestivo. En el auto puede ser peligroso. Hacerlo con frecuencia desarrolla la imaginación. Entre dos enriquece el conocimiento. De rodillas resulta doloroso … En fin, sobre la mesa o sobre el escritorio, sobre la cama o en la hamaca, desnudos o vestidos, sobre el césped o la alfombra, con música o en silencio, entre sábanas o en la terraza; hacerlo ¡SIEMPRE es un DELEITE!

No importa la edad, ni la raza, ni el credo, ni el sexo, ni la posición económica: ¡LEER SIEMPRE ES UN PLACER!…

Así que ya sabes: hay que promover la lectura.

Féliz día del libro

Publicado en Me gusta | Deja un comentario